LEON 44 NOTICIAS

viernes, 16 de julio de 2010

El cártel mexicano Zeta y las organizaciones criminales brasileñas Primer Comando Capital (PCC) y comando Vermelho operan en Bolivia


El cártel mexicano Zetas y las organizaciones criminales brasileñas Primer Comando Capital (PCC) y comando Vermelho operan en Bolivia a través de los nexos que establecieron con clanes familiares de narcotraficantes, informó ayer el Gobierno.


El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, explicó que esas organizaciones delictivas internacionales consiguieron nexos en Bolivia, aunque ello —afirmó— no implica un incremento en la ilícita actividad del narcotráfico.
“Hay conexiones con clanes familiares y narcotraficantes, que tienen conexión, evidentemente, con el PCC de Sao Pablo y Vermelho de Río de Janeiro; (también) se tiene una información (de nexos) del cártel Zeta mexicano; esas son conexiones, tienen contactos y operan”, informó.

Un jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) reveló a La Razón, en una nota publicada el 13 de julio, que las organizaciones delictivas brasileñas tienen “emisarios” en Bolivia y que Brasil se constituye en el principal mercado para la droga boliviana.

El capitán de Policía, Orlan Araujo, involucrado en la matanza de San Ramón, y el secuestro del narcotraficante, William Rosales, aseguró que el plagiado tenía protección del PCC, organización a la que, a cambio de exportar droga, debía pagar una cuota.

Cáceres informó que hasta el 12 de julio fueron detenidos 2.151 narcotraficantes, entre los que están, mayormente, colombianos, brasileños y paraguayos. El cártel Zeta también operaría en Bolivia a través de clanes familiares de narcotraficantes.

Un informe de Naciones Unidas señala que la cantidad de droga boliviana que llega a Estados Unidos es mínima. “(La droga) del Estado Plurinacional de Bolivia parece haber, básicamente, perdido contacto con el mercado de América del Norte”, refiere.


El Viceministro de Defensa Social aseguró que no existen cárteles en territorio boliviano, aunque reiteró que sí, en el caso del cártel Zeta, tiene nexos con los clanes familiares nacionales que operan en la cadena del ilícito negocio.


Encuentro. La autoridad destacó el trabajo que desarrolla la fuerza antinarcóticos, aunque reconoció que existen debilidades. “Es cierto que el narcotráfico tiene mayor ventaja que nuestros oficiales antinarcóticos, puesto que cada vez están más modernizados”, sostuvo Cáceres.

Teniendo en cuenta la complejidad de esta problemática, el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, informó ayer que en la reunión preparatoria del 19 y 20 de este mes y en la Cumbre de Ministros de Defensa de las Américas, que se desarrollará en noviembre, en Santa Cruz, se tocará el narcotráfico y la criminalidad.

“El narcotráfico se debatirá como un tema que atañe a los países asistentes, porque es un delito transnacional. También se tocará el crimen organizado”, dijo. El ex candidato presidencial en Brasil José Serra reveló que el 80 por ciento de la cocaína que se consume en su país es de Bolivia.

Cáceres indicó que no hay una conexión directa entre cantidad de coca (30.900 hectáreas) y el incremento de droga. Expresó que hay más droga porque la tecnología colombiana hizo que con menos coca se fabrique más droga.


Explicó que en el pasado, con 700 libras de coca, se fabricaba un kilo de droga, mientras que hoy se fabrica dos kilos de cocaína.


Resultados en la lucha antidroga


La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) secuestró en lo que va de este año 16,8 toneladas de droga, de las que el 47 por ciento procede de Perú. Se destruyeron 15 laboratorios de cristalización (refinación) de droga. El viceministro Felipe Cáceres anunció que se llegará a más de 7.000 hectáreas de coca racionalizadas hasta fines de esta gestión.


La organización de los narcos

El Primer Comando Capital (PCC) y el comando Vermelho tienen orígenes en las cárceles de Brasil, mientras que el cártel Zeta tendría a ex militares mexicanos como sus fundadores.

El PCC surgió en 1993 con criminales de la Penitenciaría Taubaté en Sao Paulo y permaneció como un grupo secreto hasta que el 18 de febrero del 2001 organizó la revuelta carcelaria más grande de la historia de Brasil.

A comienzos de julio de ese año, la policía dijo que el PCC tenía planes de usar un misil para volar una pared de una cárcel y liberar a un narcotraficante brasileño y a un ciudadano chileno acusado de secuestro.

El comando Vermelho es una organización criminal fundada en la prisión Cándido Mendes, en la isla de Ilha Grande, Río de Janeiro. El arresto del narcotraficante brasileño José Paulo Vieira de Mello, en Uruguay, reveló que el grupo tenía nexos en Bolivia.

Los Zetas es una organización delictiva mexicana, cuyo principal negocio es el narcotráfico. Se formó a partir de un grupo de militares que desertaron del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE), Grupo Anfibio de Fuerzas Especiales (GANFE) y de la Brigada de Fusileros Paracaidistas (BFP) del Ejército mexicano. Los grupos de élite fueron formados para combatir el levantamiento, en 1994, del movimiento zapatista.


También lo formarían ex soldados de las fuerzas especiales de Guatemala. A principios del mes de marzo del 2010 se confirmó la separación de facto de los Zetas del cártel del Golfo.


Cuestionan un informe de las NNUU

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, calificó como “especulación” el informe de la Organización de Naciones Unidas que revela que el narcotráfico movió en Bolivia, el año 2009, cerca de 500 millones de dólares.

“Naciones Unidas tendría que tener la información de quienes son las personas, a nivel internacional o nacional, que traficarían con droga, para saber exactamente (cuánto manejan)”, sostuvo.

El responsable de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (ONUDD), Sergio Guedes, informó el 25 de junio que el narcotráfico movería cerca de 500 millones de dólares en Bolivia, de los 72 mil millones que genera en el mundo.

Cáceres aseguró que es “imposible” conocer ese dato. “Tendríamos que tener una base de datos de los 10 millones y medio de habitantes, para saber quienes son los que trafican droga”, insistió.

La autoridad mencionó que el organismo internacional cataloga a la coca en su estado natural como cocaína. “Para Naciones Unidas, las 30.900 hectáreas de coca las transforma en droga”, cuestionó.

El informe de Monitoreo de Cultivo de Coca, contabilizó el 2009 un total de 30.900 hectáreas, que representó un crecimiento del 1 por ciento respecto al 2008.

La Razón