LEON 44 NOTICIAS

domingo, 27 de junio de 2010

Alarma por creciente influencia de cubanos en Cancún


Su esposa cubana tiene familiares en los altos niveles de la Seguridad del Estado y su ex asesor de seguridad estuvo 16 años en el ejército de la isla.

Así que cuando Gregorio Sánchez, candidato a gobernador y ex alcalde del balneario caribeño de Cancún, fue arrestado en mayo hubo alarma entre algunos analistas mexicanos.

El caso "abrió una sorprendente ventana, la penetración de la inteligencia cubana en México'', escribió Raymundo Riva Palacio, un respetado periodista que escribe frecuentemente sobre temas de seguridad en el diario El Financiero.

Sánchez está en la cárcel pendiente de juicio acusado de lavado de dinero que recibió por haber protegido a los carteles Beltrán Leyva y Los Zetas en Cancún, un punto de llegada clave de las drogas ilícitas que vienen de América Latina rumbo a las calles de Estados Unidos.

También está bajo investigación por alegaciones que incluyen haber introducido de contrabando en México a cubanos con destino a Estados Unidos, así como a chinos y rusos, y por haber espiado a políticos rivales y periodistas, según confirmaron investigadores federales a El Nuevo Herald.

La esposa de Sánchez, Niurka Sáliva, insiste en que los cargos son falsos y simplemente destinados a torpedear su postulación a la gobernación de Quintana Roo. Su coalición política, encabezada por el izquierdista Partido Revolucionario Democrático, lo ha reemplazado como candidato para las elecciones del 4 de julio.

Sáliva, una médica de 29 años que viste elegantemente, fue nacionalizada mexicana y ha abanderado causas sociales en Cancún, no respondió a las preguntas sobre Sánchez que El Nuevo Herald le envió por correo electrónico.

Un periódico de Cancún la describió como mejor política que su esposo, un acaudalado empresario maderero y de bienes raíces y ocasional pastor evangélico, 15 años mayor que ella. Fue electo en el 2008 como alcalde de la municipalidad de Benito Juárez, que incluye Cancún.

Pero las numerosas y frecuentemente oscuras relaciones con Cuba mientras encabezó la municipalidad han provocado quejas de que Sánchez le entregó a cubanos el manejo del balneario y que puso a 150 de ellos en su nómina.

"Uno no permitiría que nadie dirigiera su casa'', afirmó Francisco Alor Quezada, predecesor de Sánchez como alcalde y ahora Procurador General de Quintana Roo, organismo estatal con funciones similares a la del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos.

El caso contra Sánchez viene del 2009, cuando pistoleros de Cancún asesinaron al general retirado del ejército Mauro Enrique Tello Quiñones, un mes después de que las autoridades federales lo enviaran a reprimir el narcotráfico en el principal balneario mexicano.

Arrestado por el asesinato está Boris del Valle, un cubano que ganaba $3,330 mensuales en la plantilla municipal de Sánchez como "asesor de seguridad'', así como los jefes de policía y prisiones de Cancún.

Del Valle, de unos 43 años, es sobrino del general de división Sergio del Valle, que fuera ministro del Interior --a cargo de la seguridad de la isla-- entre 1968 y 1979 y ministro de Salud Pública entre 1979 y 1986. Murió en el 2007.

Los expedientes de los tribunales mexicanos muestran que Boris del Valle estuvo en las fuerzas armadas cubanas entre 1975 y 1991 y que luchó en la guerra de Angola. Informes de que también está emparentado con Sáliva no pudieron ser confirmados independientemente.
PRIMERA PLANA 1A PARTE